Volcat 2018 - Segunda etapa

Ya sabíamos a lo que veníamos. Después de una primera etapa más fuerte de lo esperado y en lo que guardamos más bien poco, hoy tocaba etapa reina. 75 kilómetros y +2.300. No hemos estado mal de piernas, aunque seguro que habrá quien haya estado peor que nosotros. Etapón con vistas espectaculares, igual que el rompe piernas+vientazo que nos ha vaciado desde el principio. Lo más gordo ya está hecho, y mañana tocará dar la machada a la Volcat 2018

Publicado por Miguel Márquez el Saturday 31 de March 2018

¿Sabéis esa sensación cuando quieres disfrutar de un etapón pero al mismo tiempo quieres que todo acabe cuanto antes? Es lo que pasa cuando vienes a una carrera UCI de 3 días, el primero le has dado duro a las patas y el segundo toca etapa reina. 75 kilómetros y 1.900 metros de desnivel positivo en uno de los perfiles más rompe piernas que he visto desde que monto en bicicleta. La primera etapa tuvo su dificultad, divertida de trialeras, pero...¿Seguirá la tónica o va a acabar con nosotros? Demasiadas incógnitas en otro día que amanece frío pero enseguida se calienta por el sol, por el ritmo y la orografía del terreno.

Volcat 2018 equipo Olympi La Trialera

Nuevo día, mismas piernas

Ayer ya vimos a más de uno maldecir a sus piernas, a otros cuestionarse que cómo iban a hacer la segunda etapa, a otros comentar que hubiesen estado mejor en casa...eso pasa siempre, no nos vamos a engañar ni tampoco nos vamos a poner la tirita antes de hacernos la herida. Es la primera vez que venimos a una prueba de estas características y tanto la exigencia como la competitividad son máximas, así que ya va bien ver cómo funcionan este tipo de carreras.

Tan pronto como tomamos la línea de salida, empieza el sube baja en pista ancha. Tomémonoslo con calma, que la etapa larga y queremos acabar la Volcat 2018. Alternamos platos y vamos a verlas venir en los primeros repechos, guardando para lo que pueda venir más adelante. Tan pronto como pasamos de los 10 kilómetros, aparecen los primeros 'single track', que ya echábamos de menos. Rápidos, revirados y divertidos. Son menos técnicos que los de ayer, un sube baja constante que nos hace pensar que no debemos gastar más de la cuenta si queremos chulear a nuestros colegas de que la hemos acabado.

¿Pero esto cuándo deja de subir?

Volcat 2018 Carlos y Miguel La Trialera

Desde el kilómetro 10 hasta el 50 no deja de subir. Rápidamente el viento empieza a hacer de las suyas con unas ráfagas laterales tremendas que a punto han estado de tirarnos de la bicicleta en más de una ocasión. Y eso se nota. En el kilómetro 28 una subida de pista con tramos del 22% de desnivel me deja medio muerto. Me tomo los geles demasiado tarde, pero hacen su efecto y reviven las patas. Menudo susto, parecía que me habían dado una paliza pero recupero la compostura rápidamente. La ruta pasa entre subidas de pista y 'single track' espectaculares que comparto con Carlos durante algún que otro tramo. Le sigo la rueda en los senderos y me encuentro finísimo bajando, disfrutando como nunca sobre la bicicleta.

En el kilómetro 50 termina la parte más gorda del serrucho y comienzan subidas más prolongadas, algunas en 'single track' que obligan a poner pie en el suelo; es más rápido subirlas andando que sobre la bicicleta. Llegamos al kilómetro 65 con la sensación de que la ruta de ayer había sido incluso más dura que la de hoy. Cómo estamos disfrutando, ¡Qué vista y qué senderos! De verdad, si tenéis la oportunidad de hacer las etapas aunque sean con GPS, no os lo penséis dos veces: cuesta encontrar etapas tan completas como ésta. Encontramos el cartel de 5 kilómetros para meta pero es un espejismo. Tan pronto como llegamos al 70 nos dicen que faltan 5 más, que en realidad son 7, y es una putada cuando te has vaciado pensando que ya habías acabado y todavía quedan las subidas y bajadas más técnicas de toda la etapa. A eso súmale un viento que ha obligado a suspender todas las actividades de la jornada, así que os podéis hacer una pequeña idea de cómo ha soplado el aire durante todo el día.

Un rompe piernas que casi acaba con nuestras fuerzas

Continúa el sube baja, últimos senderos y encaramos el camino dirección a Igualada. Nos pasa igual que ayer, parece que se ha acabado, pero hasta que no cruzas la línea de meta no dejas de encontrarte subidas y más subidas con un viento terrible. Ahora sí podemos decir claramente que tenemos más de media Volcat en el boslillo. Ha costado muchísimo, más de lo esperado por el maldito aire, y finalmente hemos podido con la etapa reina, que ha dado un total de 77 kilómetros y 2.300 metros de desnivel aproximadamente -400 más de lo esperado-. Una ruta con más recorrido, más rompedora y con mayor número de 'single tracks' que ayer, pero más rápidos y mayor dificultad técnica, a la altura de lo esperado.

Volcat 2018 línea de meta La Trialera

Tanto la fatiga como la mayor dificultad de los senderos y trialeras y el viento nos han dejado bajo mínimos. Hemos sufrido como nunca pero hemos acabado un recorrido de lo más exigente mejor de lo que esperábamos: yo en 5:40h y Carlos en 5:20h. Mañana última etapa: 39 kilómetros y 900 metros de desnivel para cerrar una Volcat 2018 espectacular. Mañana os contamos si le podemos poner la guinda al pastel con todo lo que llevamos ya arrastrados en nuestras piernas. No lo dudéis, lo daremos todo para poder decir que hemos acabado.