TwoNav Empordà BTT Extrem – Primera y segunda etapa

Ya estamos tocando mayo con los dedos. Llega el buen tiempo y ya vamos acabando nuestro repóker de carreras. Aun así, todavía nos queda disfrutar de dos fines de semana tremendos de MTB en estado puro. En esta ocasión, la TwoNav Empordà BTT Extrem, la cual nos ha dejado un sabor agridulce en su primera jornada; rutón exigente y técnico, pero con mucha piedra suelta, un terreno que nos ha penalizado y que nos ha dado más de un susto en estas dos primeras etapas del sábado. ¡Te lo contamos!

Publicado por Miguel Márquez el Saturday 21 de April 2018

No sabemos qué es; si el recorrido, la altimetría, o los comentarios que hemos escuchado de compañeros que la han hecho. Lo que está claro es que la TwoNav Empordà BTT Extrem tiene algo especial y ya lo vimos nada más poner pie en Mont-Ras: ambientazo 100% MTB de cara a un fin de semana que ya se antojaba inolvidable. Todo esto en un formato de carrera muy atractivo, con 3 etapas en dos días, una de ellas una contrarreloj individual que estaba por ver cómo salía, después del esfuerzo que haríamos en el primer recorrido.

Como en nuestra primera carrera

Amanece despejado y caluroso, y nosotros con los nervios de siempre. Como el que no quiere la cosa, desayuno y preparativos a última hora, como un ritual que señala que todo va a ir sobre ruedas, nunca mejor dicho. Nos vestimos de corto – hoy sí – y nos colocamos en la línea de salida con la sensación de que aquí todos los ciclistas huelen sangre…una corazonada que es la misma que en todas las pruebas…parece que vamos a pillar y bien, pero hasta el rabo todo es toro y eso está por ver.

Etapa empedrada, intensa y espectacular

A las 8:30 arrancamos la primera etapa: 49 kilómetros y 1500 metros de desnivel positivo en una altimetría que dibuja subidas y bajadas bastante rompe piernas, pero con 4 puntos bien marcados de desnivel continuo. Toca emplearse a fondo hasta el kilómetro 20, con la mayor parte de desnivel acumulado en el primer tramo de la prueba. Las pocas pistas que encontramos nos dejan rodar con tranquilidad, aunque los senderos ya son otra cosa: empedrados y con más dificultad en las subidas que en las bajadas, algo técnicos pero factibles a fin de cuentas. El track es simplemente espectacular, al igual que el entorno de Les Gavarres por donde transcurre esta prueba. Tras el 20 dejamos atrás lo más duro de la prueba, pero ni mucho menos ha acabado ni la diversión ni el sufrimiento. Senderos y más senderos con muchísima piedra, factor que aumenta el desgaste de cara a la contrarreloj individual de la tarde.

Tras el avituallamiento de Sant Pol en el kilómetro 28, encaramos dos buenos muros en apenas 5 kilómetros y vamos lanzados hacia el último puerto de la etapa, en el kilómetro 38. Ciertamente, las pendientes quitan el hipo y algunas hay que hacerlas andando. Finalmente, y tras 4 horas sobre la bicicleta, terminamos en la mitad baja de la general y con la sensación de que este no es nuestro terreno, aunque sí el de muchos otros ciclistas que han queda bastante más adelante que nosotros respecto a tiempo.

TwoNav Empordà BTT Extrem Crono

Nuevo formato y sensaciones encontradas

Son las 4 de la tarde y las piernas están finas, listas para la contrarreloj individual (CRI) de esta tarde y que comienza en orden inverso de llegada de la primera etapa. Estamos listos y con especial ilusión de estrenarnos en una modalidad de competición totalmente nueva para nosotros. Son 8 kilómetros y 250 metros de desnivel positivo; lo que viene siendo aprieta los dientes y si hace falta mira al suelo hasta que llegues a meta. Así fue para todos los ciclistas, que no se guardaron ni un wattio en las paturrias y lo dieron todo en un circuito lleno de senderos, ratonero pero rápido y con algún tramo bastante técnico. Las salidas, con medio minuto de diferencia entre ciclista y ciclista, hicieron que se produjeran menos adelantamientos de la cuenta, dejando la pista limpia y adecuada para que cada participante ejerciera su ritmo sin excusas de tapones, habituales en pruebas de este tipo.

Finalmente, Carlos llega a meta satisfecho con su primera CRI. Ha apretado y logrado recuperar posiciones, aunque sigue estando en una posición discreta. Por mi parte, he roto un cierre BOA y he doblado la cadena por tres partes, bajando por inercia los 2 últimos kilómetros de la crono. En definitiva, un desastre, aunque podría haber sido peor. Aquí hay mucho gallo y el corral es grande. Mañana etapa reina, 80 kilómetros y 2400 metros de desnivel positivo en un circuito igual de técnico que los de hoy y que pondrá a prueba la condición tanto técnica como física de cada ciclista, especialmente tras el doble esfuerzo de este sábado. No le podemos pedir más ni a la organización, ni al recorrido, ni al entorno natural: espectacular en todos los sentidos. Tan sólo falta poner nuestro granito de arena: calentar las piernas, apretar los dientes y pedalear hasta jadear. Esto es MTB y aquí hemos venido a disfrutar, pero seguro que también a sufrir. ¡Mañana más!

TwoNav Empordà BTT Extrem Final 1r día