Técnica de pedaleo

Aprender a ir en bici, para los padres, es de aquellas cosas que te llenan. Cualquiera puede aprender y es muy fácil llevar una bicicleta. Dar pedales, mirar al frente y “voila” ya estamos sobre dos ruedas! Pero cuando ya te lo empiezas a tomar más en serio, dar pedales se puede llegar a convertir en sinónimo de lesión.. Hoy os explicamos como dar pedales sin quedarte sin rodillas.

Publicado por Carlos Castellano el Monday 05 de March 2018

Las calas antes de empezar

Antes de montarnos a dar pedales, os aconsejo que os reviséis las calas, que estén bien ajustadas y apretadas, para que toda la fuerza que hagamos mientras estemos entrenando, se transmita a las bielas en forma de wattios y no se nos escapen esos KOM’s de subida!

 

 

 

 

 

Fases

La técnica de pedaleo la podemos dividir en dos fases principales: la de potencia o empuje y la de arrastre o tracción. La primera de ellas es donde vamos a ejercer más fuerza y donde se centraran la mayoría de nuestros esfuerzos y la segunda, y no menos importante, será el momento en el que tendremos que tirar de isquiotibiales para volver a la fase inicial. Os dejo un gráfico donde se puede entender a la perfección las dos principales fases.

Durante estas dos fases intervienen muchos músculos y articulaciones en los cuales no voy a entrar, pero en término generales utilizamos los cuádriceps y los gemelos en la primera fase e isquiotibiales y gemelos en la segunda.

El error más común

Nuestro fallo más común proviene generalmente cuando pedaleamos como si llevaramos unos pistones en las piernas, pero la gran diferencia es que cuando entramos en la segunda fase no ejercemos fuerza, es decir, no estiramos de la pierna hacia arriba para ayudar a volver a la fase de potencia. Este error viene generado normalmente por el desconocimiento y por la fatiga, para que nos entendamos, sabemos que para pedalear hay que hacer fuerza pero no en todo el ciclo de pedaleo. Y en otros casos, podemos empezar un entrenamiento o carrera pedaleando bien, pero la fatiga nos la acaba jugando y al final solo somos capaces de tirar de cuádriceps.

Trabajando la técnica

Para poner a trabajar más a la pierna, el truco consiste en conscientemente intentar bajar el talón y subir la punta del pie cuando empujamos el pedal hacia abajo, de manera que el talón quede en un plano más bajo que el pedal. De esta manera parece que empujamos el pedal en todo su recorrido y ponemos a trabajar más músculos, se reparte el trabajo y a la larga mejoramos la eficiencia y el pedaleo. La cosa no es fácil, podéis intentarlo en las subidas o en los llanos largos, de manera que a la larga automaticéis el movimiento.

Así que ya sabéis si queréis intentar pedalear como verdaderos Hermida y Ninos, talón bajo y punta alta. ¡Ahora seguro que no podréis evitar fijaros en cómo pedalea la gente!