Rodillo de entrenamiento

Cuántas veces has quedado para salir el sábado por la mañana para pegarte el rutón padre y te has tenido que quedar en casa viendo cómo llueve por la ventana. O simplemente no te da tiempo a irte un rato con la bici cuando llegas por la tarde de trabajar porque, entre que te cambias, preparas la bici y pones el Strava, ya es de noche y te toca hacer la cena. Desde La Trialera creemos que una buena solución puede ser el rodillo, así que atento, que este post seguro que te interesa.

Publicado por Carlos Castellano el Monday 26 de March 2018

Hace ya varias décadas que se practica el ciclismo en estático. En ciclismo profesional se utilizaba - y se utiliza - el rodillo para calentar antes de las carreras o etapas, para que así el ciclista llegara caliente de piernas y pudiera rendir de principio a fin. No obstante, los tiempos han avanzado y ahora incluso se utiliza como método de entrenamiento específico, ya no sólo para reemplazar entrenamientos que no se han podido realizar, sino para trabajar aspectos específicos como pueden ser la cadencia, intervalos para mejorar potencia, pulsaciones, o la posición en la bici, entre tantas otras.

Tipos de rodillos

Existen básicamente dos modelos de rodillo. El primero es aquél en el cual fijamos la rueda trasera de nuestra bicicleta en una base que lleva una resistencia. Cuando pedaleamos y la rueda entra en contacto con la base, el rodillo nos ofrece una resistencia que puede graduarse mediante una palanca, variando así el nivel de dificultad. El segundo modelo es el rodillo de rulos, totalmente libre. Se trata de una base que incorpora tres rulos que funcionan de manera conjunta. La bicicleta se coloca encima de la base pero sin ningún tipo de anclaje, una dificultad añadida teniendo en cuenta que este rodillo tendremos que estabilizarlo nosotros mismos.

 Rodillo Tacx estático - La Trialera                                                             

Diferencias principales

La diferencia del rodillo de resistencia al de rulos reside en que con el primero podemos graduar la resistencia manual y progresivamente, y la bicicleta se quedará fija una vez anclada la rueda trasera. En el segundo, en cambio, los rulos se mueven libremente y la resistencia se la damos nosotros subiendo o bajando piñones. Y el factor más importante, tendrás que estar equilibrando la bicicleta constantemente.

En el rodillo de rulos trabajamos más la concentración de ir bien posicionado y ganaremos equilibrio, puesto que estamos pedaleando en un ancho de poco más de cincuenta centímetros y lo notaremos cuando salgamos a rodar en terreno firme. En cambio, en el rodillo a resistencia podremos hacer un trabajo más específico de trabajo de potencia y cadencia, en intervalos de tiempo sostenidos.

Rodillo de rulos Tacx - La Trialera

Bkool, un rodillo revolucionario

Aún así, si eres de los que les gusta el material top y tener una experiencia de indoor cycling brutal, tienes el rodillo de la marca Bkool. Un rodillo que, a diferencia de la mayoría, destaca por tener un simulador virtual en el cual se pueden realizar rutas con tu propio avatar y entrar en competiciones, ligas y carreras por todo el mundo. El rodillo simula las pendientes automáticamente y de esta manera da una sensación muchísima más real a la ruta que estamos realizando. Ya hablaremos de él con más detalle en un post más adelante.

Simulador virtual rodillo Bkool - La Trialera

En resumen: siempre es buena opción

Si quieres entrenar en invierno -o en cualquier época del año- sin pelarte de frío, sin mojarte o simplemente porque quieres pegarte un buen calentón mientras ves una película, lees un libro o espías a la vecina, esta puede ser una de tus mejores decisiones en la vida. Bueno, eso y la bicicleta de MTB, que seguro que estás pensando en cambiarte otra vez y tu novia todavía no lo sabe. ¡Salud y kilómetros!