Lesiones en ciclismo: causas y soluciones

Cuántas veces nos ha pasado que al día siguiente de pegarnos un buen tute nos hemos encontrado con un dolor en el cuello, rodilla, manos, o alguna contractura que no sabes de dónde ha salido, pero que realmente es debido a un sobreesfuerzo. En este artículo te contamos cuáles son las lesiones y dolores más comunes en bicicleta y, lo más importante, saber de dónde vienen y cómo prevenirlos o minimizarlos

Publicado por Miguel Márquez el Sunday 07 de January 2018

Cuando salimos en bicicleta suelen darse una serie de factores que pueden producir molestias y, en ciertas ocasiones, llegar a ocasionarnos una lesión sin saber cómo. Un claro ejemplo es el hecho de empezar la salida como si lleváramos a un oso persiguiéndonos –no nos engañemos, el 99% de las salidas son así-. Los músculos todavía están fríos y es el momento donde solemos ‘rompernos’. Por eso es recomendable ajustar siempre el calentamiento en función de la duración de la ruta, ya sea yendo ágil de cadencia o más lento, para que tanto el corazón como musculatura se preparen para lo que viene.

Lesiones típicas del ciclismo La Trialera

También existe la posibilidad de que no lleguemos a lesionarnos pero tengamos una molestia, que una vez estemos en caliente desaparezca y que al final de la ruta y ya en frío vuelva con más intensidad. En ese caso, debemos acudir a un especialista para que pueda detectar de dónde procede el dolor y cómo solucionarlo.

La importancia de una buena posición sobre la bicicleta

Otra de las causas típicas de lesión es la de no llevar la bicicleta bien ajustada a nuestra posición y estatura. De esto ya estuvimos hablando cuando hablamos de la necesidad de hacerse un buen ‘bike fitting. En este caso, las causas más comunes de este tipo de dolencias suelen recaer rodilla, cuello, espalda, adormecimiento en extremidades y sobrecargas musculares.

Lesión ciclismo La Trialera

Si queremos intentar solucionar o minimizar este problema desde casa, tendremos que actuar sobre dos partes de la bicicleta: sillín y potencia. El problema viene dado por llevar una postura demasiado ‘racing’ encima de la bicicleta. Tendremos que tratar de no ir tan estirados e inclinados sobre la base del manillar, y llevar una posición más relajada cuando estemos pedaleando, menos curva y con la espalda lo más recta posible. Pero cada ciclista es un mundo y cada cuerpo también, con lo que debemos encontrar la postura en la que nos sintamos más cómodos, saquemos mayor rendimiento sobre la bicicleta y nos evite dolencias que puedan derivar en lesiones.

Aprender a no ‘tirar de riñones’

Otra de las dolencias más comunes de los ciclistas es la sobrecarga de la espalda, que viene causada generalmente por el cansancio generado al realizar rutas largas con poca base muscular. En este caso, la fatiga acaba haciendo mella y nos hace trabajar más la zona lumbar para hacer la fuerza que las piernas ya no pueden generar. En el argot del MTB, quizás lo entenderéis mejor si hablamos de ‘tirar de riñones’.

Dolor lumbar ciclismo lesiones La Trialera

Implementar esta técnica es un error por nuestra parte, ya que es como hacerse trampas al solitario: conseguimos avanzar, pero el desgaste es bastante alto y totalmente contraproducente. La única solución que tiene es la de fortalecer la zona lumbar con actividad física progresiva y específica, ya sea alargando poco a poco nuestra exigencia sobre la bicicleta y realizando ejercicios orientados a mejorar esta parte del cuerpo.

Así que ya sabéis: debemos calentar bien antes de empezar a rodar, ir bien posicionados sobre la bicicleta y fortalecer los músculos del tronco para prevenir posibles dolencias y lesiones. De este modo, estaremos muchísimo más preparados a nivel físico y conseguiremos disfrutar más sobre la bicicleta.