La Corriolada del Collbaix 2018

Este fin de semana nos hemos curtido con una prueba de 11 sobre 10: trazado, organización, ambiente y dificultad...una dificultad técnica -aproximadamente 95% senderos- a la que no estamos acostumbrados. Aun así hemos disfrutado de sus caminos, trialeras y tremendas vistas. Eso sí, sabor agridulce; nos ha dado para hacer la media. Pero qué le haremos, ¡El año que viene habrá que volver! Si es con más técnica en nuestras piernas, mejor

Publicado por Miguel Márquez el Tuesday 27 de February 2018

Ya teníamos ganas de comenzar nuestro repóker de carreras particular con la Corriolada del Collbaix, una prueba no competitiva de 70 kilómetros y 1.700 metros de desnivel positivo que transcurre por las trialeras de Sant Joan de Vilatorrada. No os vamos a mentir ni vamos a ir de pros: sufrir la hemos sufrido porque no estamos acostumbrados a la dificultad técnica de este terreno. Lo que sí está claro es que nos hemos defendido, la hemos luchado y ya la tenemos en el bolsillo. Es cierto que sabíamos a lo que íbamos, ya que dos colegas de grupeta la habían hecho y nos advirtieron del tipo de prueba que era. No era nuestro terreno ni nuestro tipo de prueba predilecta, pero allí estábamos para practicar, aprender y sobre todo disfrutar de un excelente día de MTB. Y así fue. Pero vayamos por partes.

Corriolada Collbaix punto control

Calentamiento y toma de contacto

La salida de la Corriolada del Collbaix 2018 fue abierta, a las 8 de la mañana, con un frío que parecía resistirse a la llegada de la primavera. Los primeros cinco kilómetros sobre la bici sirvieron de testeo, en un terreno mezcla de piedra bien gorda y tierra suelta. Y enseguida llegaron los senderos y las trialeras. Así que bueno, fuimos haciendo poco a poco, adaptándonos a la carrera y siguiendo el trazado de los compañeros. En definitiva, aprendiendo, pero a un ritmo más lento del que nos gustaría. Las bajadas se fueron complicando y en alguna que otra tuvimos que poner pie y, aunque no fue problema, la desmotivación iba haciendo mella. Si acabábamos de empezar y esto ya nos cuesta ¿Cómo será el resto de la carrera? Es una cosa que no nos pudimos quitar de la cabeza.

Corriolada Collbaix 2018 control 2

Tras dos horas de carrera, llegamos al kilómetro 22. Sí, habéis leído bien. Le echaríamos la culpa del desastre a nuestras bicicletas, pero realmente es que somos así de mancos con la MTB cuando el terreno se hace algo técnico. Así que nos comimos una butifarra, preguntamos, valoramos opciones y decidimos tirar por la media; de este modo evitamos un pequeño bucle de 20 kilómetros y 500 metros de desnivel que era la parte técnicamente más potente de la prueba. No es lo que nos hubiese gustado, pero fue la decisión correcta. Dicho lo cual, hicimos unos cuantos kilómetros de pista que nos dio tregua y sirvió para subir la parte con más desnivel de toda la ruta: una cuesta algo larga pero sin nada más en especial. Bajo mi punto de vista la dificultad de esta carrera no reside en las subidas, sino más bien en las bajadas, estrechas, técnicas y con obstáculos. Desde luego no todas fueron así, pero en algunas sí que hicimos un acto de fe y pudimos comprobar que con práctica todo sale.

Puro disfrute entre trialeras

Corriolada del Collbaix 2018 subida

No sabemos si fue porque ya estábamos más metidos en la carrera o porque la dificultad técnica era menor, pero a partir del kilómetro 22 fue cuando más disfrutamos. Los senderos fueron más factibles, combinando subidas, bajadas y vistas espectaculares de la zona. Enlazando una, otra...y otra. Algún que otro pie al suelo, cuidado con ese barranco que la caída es buena...y seguimos. Los puntos de control y el ambiente estuvieron a la altura del trazado: cada pocos kilómetros podías descansar y recuperar energías. Últimas subidas, bajada por un bikepark y vuelta a Sant Joan de Vilatorrada para dar por concluida la Corriolada del Collbaix 2018.Allí nos esperaba la comida, el postre, el café, las duchas y la limpieza de bici, ¿Pero es que le falta algo a esta carrera?

Nuestra opinión es bien clara: la Corriolada del Collbaix es una cursa TOP en todos los sentidos: recorrido, ambiente y organización. Pero es cierto que nos falta técnica y mucha para hacer una prueba como esta en ciertas garantías. Nos pasaban hasta volando, y estar por una trialera y tener a diez tíos detrás tuyo ansiosos por pasarte no es agradable. Pero lo importante es haber cogido experiencia de cara a futuras carreras. ¿Es un trazado óptimo para cualquier ciclista? Rotundamente no, si bien es verdad que siguiendo a otros ciclistas y cogiendo confianza sobre la bicicleta es como más se aprende. Tocará volver el año que viene para hacer la larga y sacarnos la espina. De momento no hay más camino que seguir dando pedaladas para ganar técnica. ¡Seguimos aprendiendo!

Corriolada Collbaix La Trialera